viernes, 10 de octubre de 2008

HAPPINESS IS A WARM GUN

Por Gonzalo Del Rosario

Photobucket

The Beatles fue el nombre del álbum que la banda sacó a la venta en diciembre de 1968. Mayormente conocido como el “White Album”, no sería otra cosa que el comienzo del final.

En este disco dejaron de lado la experimentación del Revolver (1966) y Sgt. Pepper’s lonely hearts club band (1967) para regresar a sus raíces rockeras, bluseras y gritonas, aunque no por ello dejaron de grabar temas extraños. A decir verdad el “White Album” es el más variado, ecléctico y pesado de todos sus discos. Tenían tantas canciones y diferentes estilos (a raíz de que no componían juntos) que terminó presentándose como un álbum doble.

1968 fue un año turbulento, el sueño alucinógeno del “Summer of love” de 1967 había terminado. Martin Luther King Jr. fue asesinado en Abril, al mes siguiente estudiantes y obreros se levantaban en París, Robert Kennedy era asesinado también en plena campaña, la "Primavera de Praga" era interrumpida por la invasión de la U.R.S.S., en México ametrallaban universitarios a días de las olimpiadas y Vietnam continuaba siendo bombardeada. El mundo había despertado de su quimera de paz y amor… y Los Beatles, así como su entorno, estaban día a día desintegrándose.

Creo que incluso no se podría denominar como un grupo a Los Beatles para aquella época, pues ya no actuaban de esa manera, cada uno utilizaba a los otros 3 como músicos de acompañamiento donde nadie tenía derecho a opinar sobre composiciones ajenas. Además, hubo días en los cuales ni siquiera se veían, sólo grababan su parte y se largaban.

Mucha gente le echa la culpa a Yoko, puesto que ella estuvo presente durante todo el proceso de grabación. No dejaba solo a John ni para ir al baño, aparte de tomarse la atribución para opinar y criticar las canciones, lo cual era casi una blasfemia para los demás. Sin embargo, no fue la única mujer presente, Patty Harrison y Maureen Starkey también rondaron las salas, y apoyaron con los coros en “Birthday” y “The continuing story of Bungalow Bill” donde Yoko cantó una parte. La unidad estaba resquebrajada.

Ringo fue el primero en retirarse de la banda, se sentía menospreciado y él mismo decía no estar en condiciones para tocar la batería; al cabo de un tiempo retornó porque lo necesitaban y porque no tenía nada más que hacer. George no decía nada pero detestaba que Paul se metiera con sus canciones e intentara “arreglarlas”. De hecho, en muchas ocasiones Paul tocaba todos los instrumentos y terminaba sus temas solo. Luego George llamó a Eric Clapton para grabar “While my guitar gently weeps” y así como cuando un matrimonio está destruyéndose, llega visita a la casa y todo se torna color de rosa, sucedió lo mismo con ellos. No querían que nadie se enterase de que sólo los unía un contrato.

Empero, la principal razón de su distanciamiento, y ellos también lo consideran así, fue el deceso de Brian Epstein, su manager (quien los llevó a la fama). Desde que se desató la Beatlemanía, él estuvo manejando las finanzas de los cuatro, dejándoles lo concerniente a la música. Ahora debían madurar y manejar su dinero, sin que ello vaya a destruirlos, obviamente lo consiguió.

En cuanto a la música, queda marcada la disputa por lograr la mejor canción entre Lennon y McCartney. Inclusive intercambiando papeles, mientras John componía la hermosa balada “Julia”, Paul se rayaba con la proto-metal “Helter Skelter”, y cuando Paul grababa en solitario canciones que John adoraría como “Why don’t we do it in the road?”, éste se desquitó haciendo lo suyo con el experimental “Revolution 9”, que Paul nunca quiso incluir en el álbum.

Ambos tienen temas extraordinarios, cada uno en su estilo, como “Happiness is a warm gun” y “Dear Prudence” de John, o “Blackbird” y “Martha my dear” de Paul. Y así Paul regresara al rock n’ roll de la vieja escuela en “Back in the U.S.S.R.” y “Birthday” y John se metiera con el blues en “Yer Blues” y “Revolution 1”. Quien se llevó de encuentro a ambos fue George con “While my guitar gently weeps”, y la guitarra que lloraba suavemente sin la distorsión hendrixiana de moda.

Ellos habían concebido un álbum contemporáneo, con los gritos y la estridencia necesaria como para hacer las veces de banda sonora en aquella generación decadente. Y lo más curioso era que la mayoría de los temas habían sido compuestos durante su estadía en la India con el Maharishi Mahesh Yogi mientras practicaban la meditación trascendental, y la búsqueda de la paz interior.

Así el “White Album” haya sido grabado en medio de tensión, se convirtió en un súper éxito de ventas y nadie duda sobre su calidad musical puesto que colocó a los Beatles como precursores del metal, punk, electrónico, alternativo, ska, estilos que permanecen en boga hasta nuestros días, como ellos.

Photobucket